4 may. 2009

Otra nostalgia...

Estuve todo el día inventando la forma
para pensarte sin sentir nostalgia.
Los rostros de la gente dibujaban tu gesto,
los ojos tras los lentes escudriñaban miradas y
como casi siempre, silencios.
En las apabulladoras calles
añoraba la tranquilidad de tu presencia.
A la hora del tinto, que fueron muchos,
recordaba el meneo de tus labios
ante el sabor del café.
En la mesita de noche
aquel libro que me prestaste
en nuestro último encuentro,
gritaba las lembranzas de tus días
de viajes y flores...
Y sin más al desnudarme en la noche,
mi cuerpo te presintió, ahora ausente...
Y supe que no habría forma de inventar
excusa alguna para no pensarte
sin extrañarte
sin sentir nostalgia...
este día termina con otra nostalgia,
espero mañana me sorprenda alguna nueva.

2 abr. 2009

Días

Días de extraña forma se van acercando con paso lento pero cierto, la voz permanece muda ante la posibilidad de quedar desnuda, y la fragilidad de la piel se palpa en cada respiración contra el tiempo...
Pero áun con el temor de un devenir incierto, nuestra alma empuja su barco de misterios para poblar con esperanzas cada mirada hacia el horizonte aún con la poca certeza de lo que se aviste en él...
Navegar en la soledad de nuestro interior es el viaje al descubrimiento más único y propio en el que probablemente las respuestas a la tristeza guiaran el ancla de quienes al despertar esperan una sonrisa, un espacio inocuo en el tiempo para permanecer juntos...
Que bueno es estar en silencio, planeando formas de recuperar el sueño, sobreviviendo a las condiciones del destino, cerrando los ojos sin impacientarse demasiado, buscando el latido de todas las cosas, amarrando al desespero a la última columna de esperanza...

22 mar. 2009

Sensatez

Ya lo sé
no soy un angel,
no sonrío ultimamente y no veo las alas en la sombra;
tampoco una mariposa,
no me visto de colores, los aromas se me hacen iguales y soy presa de mis pensamientos.
No soy un sueño,
cada día cambio mi forma y la espera del desdén;
tampoco un talismán, la suerte no conoce su camino cuando anda junto a mi.
Jamás la esperanza seré, madrugo para mantener un conato de aliento y anochezco presumiendo un concluso de vida.
Ves!
No soy más que un guijarro que a ratos parece tranquilo...
que pretendió ser angel para convencerte con alguna sonrisa y abrazarte con sus alas...
quiso ser mariposa para pasear por los jardines y llegar hasta tí con un aire nuevo...
creyó ser sueño, manteniendo por más de una luna en vigilia tus deseos...
procuró talisman ser, a fin de controlar los malos pasajes de tus días...
apostó a la esperanza que podía ser para tí, con la ilusión de reflejarse en cada día hasta el declinar de la tarde...
Ya lo sé
por eso sólo intento ser un acorde de vida que no vislumbre la mirada de nadie ni distraiga su presuroso andar.