28 jul. 2007

La voz...

La voz del tiempo acuña
las desesperaciones
de los caminos andados, queridos, soñados…
Un día con la presteza
de una eternidad confinada a
la elección de alguna felicidad,
a la apropiación de los instantes,
de la vida…
Hoy como la posibilidad más próxima
de emprender con ímpetu
esa nueva senda del camino, ese aún no andado…
Y que desde ahora haré sin ti, sin tu lastre, sin nada de ti…

sólo tu recuerdo que ya es demasiado…

No hay comentarios: